Smart Cities, la tendencia que impregna la gestión y la vida urbana de tecnología para conseguir nuevos retos

Tendencia Smart Cities Netaholica

En las ciudades vivimos muchos ciudadanos, que necesitamos de recursos como el agua, la electricidad, la banda ancha, movernos, hacer uso de los espacios comunes coincidiendo en tiempo y lugares o no. La complejidad urbana hace que la tecnología sea un instrumento muy útil para gestionar la calidad, la sostenibilidad urbana y conseguir su optimización.
Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y en los próximos años va a aumentar mucho más. Es por ello que la macrotendencia del Urbanismo y el Bigdata son el contexto idóneo para que la tendencia Smart Cities pueda desarrollarse ampliamente.

La definición “Smart City” en diferentes momentos
Todo empezó cuando IBM lanzó una campaña publicitaria: Smart Cities Challenge. Un año más tarde la empresa tecnológica crea el Intelligent Center for Smarter Cities para ofrecer tratamientos de información para gobiernos locales sobre sobre transportes y movilidad, salud pública, vivienda, seguridad ciudadana, estado del espacio público, gestión de los servicios urbanos básicos (agua, energía, infraestructuras, …). En este contexto las grandes empresas de servicios ofrecen informaciones y paquetes de soluciones que supuestamente dan respuestas a las cuestiones y los problemas de las ciudades. A partir de ese momento, a estos productos y similares se les etiquetó como “Smart city” y otras empresas como Oracle o Siemens también lo hicieron.
Así pues, cuando el concepto Smart City nació estaba más centrado en el ámbito tecnológico sin tener en cuenta las disciplinas más relacionadas con el estudio del territorio como el urbanismo, la geografía, la demografía, etc. El concepto ciudad Smart City se traduce en muchos casos como ciudad inteligente y quiere promover que el capital humano, las comunicaciones y las infraestructuras interactuaran de forma armónica con el desarrollo económico y sostenible generando una mayor calidad de vida y una gestión prudente de recursos naturales. A su vez, se entiende que la participación activa de los ciudadanos crea inteligencia colectiva también aporta a hacer que la ciudad funcione mejor y de forma más inteligente.
Allá por el año 2015, el concepto Smart City se expande, evoluciona y reduce la importancia de los dispositivos electrónicos y sensores para dar paso al software más abierto a los ciudadanos y menos sujeto a licencias privadas. Existe la concepción de “una ciudad Smart necesita de ciudadanos Smart” y todo ello está relacionado con el auge de la tendencia de la economía colaborativa y las #sharingcities. Hay muchos colectivos que están empujando a la tendencia Smart City sea de economía colaborativa y las aplicaciones más abiertas están empezando a tenerlo en cuenta.

La evolución de la tendencia
Tendencia Smart Cities

Fuente: Google Trends búsqueda: Smart Cities de 4 de julio de 2016

Dimensiones de la tendencia Smart City

    Para el desarrollo de las ciudades y el crecimiento urbano es conveniente tener en cuenta estos ejes o dimensiones:

  • Economía
  • Movilidad
  • Energía y Sostenibilidad
  • Calidad de Vida. Incluyendo cultura y turismo.
  • Capital Humano
  • Governanza y Ciudad colaborativa

¿Quién es quién en esta tendencia?
Administraciones supralocales (a nivel estatal o supralocal)
Promueven clústeres de innovación para el desarrollo y fomento de tecnologías que acaban siendo importantes para las smart city, además de la cooperación entre las diferentes ciudades que apuestan por la tecnología inteligente.
Administraciones locales
• Políticos Más allá de las promesas de ciudades que funcionan gracias a la tecnología quieren que la tecnología les ayude a articular un modelo de ciudad que responda a sus diferentes valores y objetivos.
• Técnicos Los técnicos tecnológicos buscan promover las infraestructuras que deben dar cabida a la inteligencia que gestionará los datos y funciones de ciudad. Los técnicos de las diferentes disciplinas propondrán tecnología para gestionar los distintos.
Proveedores tecnológicos y empresas consultoras
Crean y adaptan plataformas y servicios para que las ciudades puedan gestionar los diferentes servicios u oportunidades tecnológicas para las ciudades.
Desarrolladores de aplicaciones y de software
Crean soluciones puntuales y conectan necesidades con soluciones concretas
Ciudadanos, corporaciones y entidades
Los ciudadanos quieren pensar, interactuar y reinventar sus ciudades. Los ciudadanos quieren reutilizar, volver a fabricar, reparar, inventando y reinventando entre ellos mismos.

Escenarios de futuro
Wow – En el mejor de los casos
El mito Smart City imagina una ciudad en la que habría un mínimo gasto energético y sostenibilidad en los residuos que se generan. También se haría un seguimiento del tráfico y adecuación de las intersecciones semafóricas en función de las densidades y los flujos. La economía estaría mayoritariamente impregnada de la economía abstracta y del conocimiento, más allá de la producción de bienes. La ciudadanía vehicularía su participación cívica y social a través de aplicaciones que la fomentarían. La acción social y contra las desigualdades sociales también seria promovida desde estrategias digitales y para la inclusión. Y por último se promovería la cultura y la atracción turística mediante elementos tecnológicos que fomentan la difusión de la información y la comunicación.
Ohh – En el peor de los casos
La interoperabilidad de los diferentes datos y acciones para la gestión urbana será progresiva y no siempre posible. En función de las dinámicas de mercado y el desarrollo tecnológico van a producirse diversos modelos en múltiples plataformas abiertas y semiabiertas. Hay que definir cuáles son los retos urbanos que se quieren conseguir y poner la tecnología a su disposición y no que sea la tecnología la que acabe configurando el funcionamiento de nuestras ciudades. La tecnología está ahí, evoluciona y debería ser un instrumento para el mejor funcionamiento de las ciudades y no un fin en sí misma.

¿A quién seguir?
– Si se habla de Smart Cities, allí está Pilar Conesa. Es la fundadora de Smart City Expo.
– Hace tiempo que sigo el blog Ciudades a Escala Humana de Manu Fernández y que hace poco ha publicado su tesis: “la Smart City como imaginario socio-tecnológico”. Me parece una aproximación muy auténtica a la temática en base a los mitos y deseos humanos en el ámbito urbano.
Boyd Cohen ha desarrollado el Smart Cities Framework en una rueda donde identifica y propone indicadores de cada dimensión. Además ha puesto en marcha una sharing accelerator y ha escrito el libro “The Emergence of the Urban Entrepreneur: How the Growth of Cities and the Sharing Economy Are Driving a New Breed of Innovators”.
– También escribe entradas en su blog superinteresantes  Francisco Morcillo  que situa temas clave y con esquemas visuales.
– Tengo ganas de leer ¿Cómo se gobiernan las ciudades? de Olga Gil en el que se muestran similitudes y diferencias interesantes entre ciudades con diferentes definiciones de ciudad inteligente, y formas distintas de aplicar la definición en entornos locales: Shanghái, Iskandar, los planes de Japón en tres conurbaciones urbanas, Nueva York, y Ámsterdam, Málaga, Santander y Tarragona. En este texto se huye de conceptos estáticos y se invita a detectar diferentes liderazgos para impulsar el nuevo paradigma.

Enlaces útiles
Smart Cat Challenge, Smart City Hack 2016 y Barcelona Smart City Expo
Estos meses y hasta septiembre se está desarrollando una Hackaton (encuentro de programadores para el desarrollo de aplicaciones) para desarrollar aplicaciones Smart City en la que participo como mentora. Te adjunto el link del Webinar sobre Tendencias útiles para desarrollar aplicaciones Smart City  https://smartcityhack.com/resources/tech-strategy/tendencias-2016-desarrollo-de-apps/
Barcelona Smart City Expo es un evento internacional, previsto en noviembre 2016, imprescindible en el que captar las nuevas propuestas tecnológicas pero también para identificar los problemas a solucionar en el paradigma de las ciudades del futuro.
http://www.smartcityexpo.com/

Visión

La brecha digital y la tecnofobia a la generación de datos y el poder que da el análisis de ellos por parte de actores no identificados con intereses comerciales da miedo a buena parte de la población. Más allá de los supuestos beneficios de una Smart City, los peligros y el hecho que la tecnología y la legislación que se adapta lentamente genera dudas a mucha gente en este período de cambio y adaptación al nuevo paradigma. Debemos ser conscientes que la ciudad la formamos todos sin y con tecnología y debemos ver más allá de los sensores o los datos.

A algunos les preocupa que esta nueva capa de información que las Smart Cities generan se pueda quedar en manos privadas y generarse una batalla de concesiones o privatización. Por ejemplo los datos de la territorialidad de las transacciones económicas de una ciudad y los flujos de cómo se mueve el tráfico y los ciudadanos son muy importantes para planificar el hecho urbano.

El contexto de la tendencia Smart City es global y a su vez local. Existe la necesidad de dotarnos de tecnologías que deben dar soluciones para la vida urbana de forma genérica para “no reinventar la rueda” ni malbaratar recursos en el desarrollo de aplicaciones únicas y poco operables entre sí. En el concepto Smart City intervienen muchos mitos e intereses y cambios de hábitos por parte de la ciudadanía y es necesario integrar profesionales de forma interdisciplinar y atendiendo las necesidades de cada territorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s