La importancia de los actos relacionales en el “tú a tú”

Los actos relacionales y las tendenciasEn la sociedad actual las relaciones adquieren cada vez más importancia. Es en las relaciones donde se practica la interacción y en la que gracias a ellas se consigue la influencia de personas y grupos sociales que van a impulsar modas, tendencias sociales y cambios de paradigma. Así pues la atención a aquello personal también es esencial.

Adquirir consciencia de cuantas relaciones tenemos, como son, si fuertes o débiles y como las gestionamos es una herramienta micro muy potente en el análisis de tendencias sociales en especial las políticas y también para nosotros mismos . Practicamos cinco actos relacionales básicos: dar, recibir, escuchar, acordar y reconocer. Éstos son la base del crecimiento, la convivencia y el dinamismo familiar, social y urbano.

Dar y recibir

Las personas individualmente y de forma colectiva tenemos que decidir si queremos luchar por los intereses propios o aportar a nuestro entorno, ciudad y ciudadanía de forma inclusiva. 

Dar y recibir de Adam GrantAdam Grant en su interesante libro Dar y recibir diferencia a las personas según la manera que tienen de conseguir objetivos y como actúan. En este sentido identifica:

– Las personas receptoras que se centran más en recibir que donar. Son así porque su principal miedo es la explotación y por ello se centran en si mismos y en la abundancia en primera persona del singular. Hay que decir que su reputación es débil ya que las personas y grupos nos movemos por un alto sentimiento de justicia y poco a poco les vamos a retirar la confianza. Y ¡cuidado! ya que los receptores con poder pueden poner en peligro las relaciones de confianza un grupo. ¿Os suena? ¿Conocéis a alguien? A menudo son aquellos que siempre piden información pero nunca la dan, y cuando la dan te preguntan por qué la necesitas y sólo facilitan lo indispensable. También son aquellos que piden favores y no se ofrecen para ayudar en caso de necesidad.

– Las personas equilibradoras que buscan la reciprocidad primaria entre lo que dan y reciben porque les da seguridad en relación a su entorno y sus objetivos.

– Por último y los que marcan la diferencia en nuestros tiempos son las personas donantes. Ellos y ellas se esforzaran por ser generosos, compartir su tiempo, energía, conocimientos, habilidades y ideas sin preocuparse por lo que reciben a cambio. Sacrifican su productividad en beneficio del grupo o la evolución. Cuando un donante da, quiere que tod@s ganemos, entonces se consiguen beneficios personales y colectivos de manera más fácil.

Tenemos muchos estereotipos negativos sobre los donantes, creemos que son débiles y bobos pero si nos fijamos bien son muy inteligentes ya que obtienen resultados diferenciales porque convierten “el pastel” más grande y nos quedará a todos más para repartir.

La teoría de juegos o dilema del prisionero evidencia “como” de difícil puede llegar a ser tomar la decisión de colaborar o no colaborar según los roles que adoptemos y qué beneficios y riesgos personales y colectivos genera un entorno de estrategia o traición.

La ciudadanía muy a menudo estamos más acostumbrados y dispuestos a recibir que dar porque creemos que para eso ya están las instituciones, los representantes políticos y el presupuesto municipal. Sin embargo las necesidades humanas son crecientes y difíciles de satisfacer en su totalidad, necesitamos establecer redes y generar capital social para que afloren retos desde las relaciones plenas y complementarias. Hoy, aunque no lo creamos, vivimos en un entorno de abundancia y la clave está en cómo nos organizamos para conseguir nuestros objetivos. ¿Crees que es interesante actuar como donante? ¿A qué esperamos?

Escuchar y la empatía

Muy frecuentemente nos centramos más en hablar que escuchar. El acto de hacer una escucha activa cualitativa es necesario para cualquier tipo de comunicación y relación, ya que es importante entender lo que quiere o dice el otro y poder añadir matices o nuevos contenidos. Aún así, los lenguajes y preferencias discursivas pueden alejarnos unos de otros.

Acordar

Si vemos las negociaciones como una manera de ganar o perder las estamos afrontando desde una visión errónea. En cambio fomentar planteamientos más inclusivos y retos colectivos pueden tener un encaje más fácil en los tiempos actuales. Hoy es básica la información que genere confianza y seguimiento de las acciones que cada una de las partes aporta.

Reconocer

En realidad pensamos que identificar y reconocer un gesto  y / o práctica que puede ser modelo de referencia o excelencia puede sembrar un acto de debilidad o incompetencia nuestro ante el otro. Si podemos publicar y poner de manifiesto las buenas prácticas de forma común aflorará  la experiencia y el conocimiento colectivo. En este sentido habrá que gestionar la gestión del fracaso, la envidia o la soberbia de pensar que “esto lo podría haber hecho yo” o comentarios de orgullo como: “no es tanto como parece”. El reconocimiento puede convertirse en un elemento inequívoco de mejora continua y crecimiento común y compartido en el que estamos invitados e invitadas a sumar esfuerzos.

Preguntas potentes que puedes hacerte

– ¿En quien pienso cuando estoy dando una idea o haciendo una aportación en una entidad u organización? Quizás estoy pensando: ¿Sólo en mi? ¿Sólo en la organización? ¿Estoy aplicando la tendencia de colaboración des del “tú a tú” y el “entre nosotros”?
– ¿Qué compromiso y responsabilidad tengo en conseguir lo que puedo haber propuesto a la entidad o organización? ¿Y a lo que proponen los demás? ¿Lo que proponen los demás siguen las tendencias? ¿es oportuno?
– ¿Cuál es mi voluntad y pro-actividad a la hora de encontrar opciones y hacer confluir las propuestas que pueden ser adecuadas a los tiempos que vivimos? ¿Qué me frena? ¿Cómo puedo seguir?
– ¿Qué ganas tengo para conocer y reconocer lo que han hecho otros y en base a ello se pueda avanzar?

Ve pensando y preguntando a tu entorno cómo son tus actos relacionales seguro que hay actidudes que puedes mejorar y ampliar tu capacidad de mejora y influencia.

Visión

Es interesante aplicar también a las tendencias sociales una mirada personal y de relaciones, ya que el cambio social no se produce si como individuos nos adaptamos o no a una innovación y/o nuevo comportamiento o entorno. Sabemos que si nos lo proponemos nuestro cerebro y modo de entender la vida puede re-programarse y adaptarse pero también sabemos que muchos sólo van a cambiar si no hay más remedio.  Así pues, las tendencias son una oportunidad para hacer cambios también en lo personal cuando el entorno invita y fomenta hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s